lunes, 19 de septiembre de 2016

Confesiones Lacustres


Bueno, bañarse es vivir, de acuerdo a los criterios occidentales de cualquier hijo de vecino. También persisten susurros de libertad hacia la luz que embarga sucesos humanos. Con esto, qué duda cabe, aludo a los amigos que azarosamente responden.

No hay comentarios: