viernes, 2 de septiembre de 2016

Confesiones Lacustres


También irrumpió un comentario aparente desde una lancha azul, una mujer desconocida pero deliberadamente curvada, señaló lo siguiente: “ confesar algo, acá en el Lago Llanquihue, es vivir más allá de la ordinariez de lo extraordinario y abrir un intersticio a la realidad que tiende a golpearnos en los ovarios” ¿Los ovarios femeninos cansan biográficamente a la enfermedad de origen cósmico?

No hay comentarios: