lunes, 19 de septiembre de 2016

Confesiones Lacustres


A la fuerza inconmensurable de la vejez como espacio público de reciprocidad callejera, a veces, responder al llamado del instante preciso, sólo que alguien alecciona sobre cómo ejercer el arte de la navegación respecto a tomar decisiones Mortadela Lisa. Con ello, hemos olvidado ser dioses pequeños porque somos recuerdos.  

No hay comentarios: