miércoles, 24 de agosto de 2016

Confesiones Lacustres



Sería una poco glamoroso recomendar solo a partir de la razón y sus demonios internos, en la que la vida de los ciudadanos manifestándose como tediosa explosión del sentido respecto a una pirueta que aconteció en la calle, pudo ser otra, pero la caca de los perros no es precisamente silenciosa.

No hay comentarios: