miércoles, 31 de agosto de 2016

Confesiones Lacustres


Pero decirlo, cualquier estupidez en Horario Valle, es ya un síntoma potente el que considerar que el cambio es el problema fundamental del Persa del Bosque. Entonces, hay que caminar para solucionar el problema de los problemas que vincula al querer con el diagnóstico callejero en ciernes ¿Hasta qué punto estamos dispuestos a reconocer la dimensión subjetiva de la calle, desde la perspectiva del observador, en perpetua intriga y pesimismo encantador, cuando las golosinas han acabado en algún lugar del inodoro?

No hay comentarios: