lunes, 15 de agosto de 2016

Confesiones Lacustres


Lo divertido, hubo que observar y experimentar esos panes terrenales de Don Cesar, luego de acudir a la permanencia corrosiva del cambio, el goce de percibir esos sucesos sin los cuales esas confesiones lacustres son el inicio de una aventura sin vuelta atrás. Por si no lo saben, la necesidad de una historia de una calle es simplemente perdonar para observar.  

No hay comentarios: