miércoles, 17 de agosto de 2016

Confesiones Lacustres


No hay lugar para los esclavos obsesionados con el sabor del endulzante para comprender los claroscuros del fenómeno de la vida humana, solo  influencias invocadas por seres humanos acallados por el proceso evolutivo del ciclo sin fin, no hay caso en insistir.

No hay comentarios: