sábado, 6 de agosto de 2016

Confesiones Lacustres


Ahora bien, cuando acontece el sufrimiento humano sin la estridencia de unos frutos secos en un Mall Ecológico, la mezcla interesante de legos y no legos  en sus propias calles asombra al joven adulto, y aflora el brutal entendimiento de una confesión más allá del bien y del mal. Si es cierto, entonces una pirueta.

No hay comentarios: