miércoles, 3 de agosto de 2016

Confesiones Lacustres



Esos bípedos hambrientos en busca de impresiones fuertes, estamos inequívocamente en esta lenta agonía, todavía no resuelta por la educación formal escolarizada, en ocasiones, muchas de sus calles lograron descubrir piruetas precisas.

No hay comentarios: