sábado, 6 de agosto de 2016

Confesiones Lacustres


 Alguien ha sido siempre culpable porque uno adquiere una deuda con el fenómeno de la vida, lentamente, alguien lo descubrió para saber llorar en silencio. Desde ese día, como institución simbólica del historial cultural de sus calles permanentes, tantas piruetas como locuras sin lenguaje humano.

No hay comentarios: