sábado, 6 de agosto de 2016

Confesiones Lacustres


Se logró captar que las piruetas son un espectáculo en si mismo, desde las creándose impresiones fuertes, y los bípedos seguían envejeciendo, con la fuerza vital que proyectaban mientras comían un sándwich jamón-queso, sin embargo, hay que decir que era un tipo de pan molde. No muy callejero.

No hay comentarios: