sábado, 27 de agosto de 2016

Confesiones Lacustres


Porque nadie queda exento de la enseñanza peculiar del destino, a decir verdad, por medio del uso razonable de la irracionalidad. Por lo demás, más fenómeno de la vida y más palos de ciego.

No hay comentarios: