sábado, 27 de agosto de 2016

Confesiones Lacustres


Si esto es así, a pasear sus divagaciones reflexivas y perversas son un antídoto aconsejable, después iba a suceder el lento comentario con olor a almuerzo típico. Después, divertimentos.

No hay comentarios: