miércoles, 31 de agosto de 2016

Confesiones Lacustres


Esperando depurar la corriente influyente de las palabras, que juegan a través de los humanos para responder al sentido torreja de la calle en tanto progresión geométrica: sufrir como algo perteneciente a la dimensión infinita del querer. Por lo menos, hay una excusa para comprar más servilletas de color indefinido.

No hay comentarios: