lunes, 15 de agosto de 2016

Confesiones Lacustres


 El cosmos induce a que la vida humana es una encerrona. Por lo tanto, tal vez es necesario apuntar al aspecto dinámico de la calle para comprender las luces y sombras de la hominización acuciante de personajes muy misteriosos. Del Bing Bang al espectáculo intrincado de la experiencia humana. Juzgándolo en silencio.

No hay comentarios: