sábado, 20 de agosto de 2016

Confesiones Lacustres


Del acertijo momentáneo  se pasó a la reflexión cotidiana de una calle provista de un código moral, que éste era buen chiste.

No hay comentarios: