miércoles, 24 de agosto de 2016

Confesiones Lacustres


Siempre, qué duda cabe, habrá una momentánea calma entre la azarosa ansiedad que entraña una enfermedad latente y la capacidad caótica para generar una lógica soberana de la verdad ubicada en cualquier fragmento de realidad.

No hay comentarios: