miércoles, 17 de agosto de 2016

Confesiones Lacustres


Perdidos en una ciudad, o Vitacura o La Pintana, integrada por ciudadanos aterrados dispuestos a entregarse indefectiblemente a las enfermedades navegando por tantos saludos vacuos y a la vez naturalizado gasto corriente, ignorando las inquietudes eternas del fenómeno de la vida. Descúbranlo, por favor.

No hay comentarios:

TATUAJES

De todas maneras, ella buscaba trascender la tiranía de lo cotidiano a través de sutiles movimientos corporales para diagnosticar s...