lunes, 1 de agosto de 2016

Confesiones Lacustres


Como toda historia humana, muy escasa si la comparamos con la edad del Universo, ningún ciudadano de a pie está inhabilitado para creer que un pan es vivir. Desde ayer, todo analista de la harina que acomete con total sabiduría práctica los aspectos cotidianos de cualquier diagnóstico de modernización capitalista, para seguir anestesiándolos, debe dejar de hacer piruetas.

No hay comentarios: