martes, 12 de julio de 2016

Confesiones Lacustres


Hemos dedicado escaso momento al caos, a partir de una infancia como modelo a seguir, que define un patrón de razonamiento intuitivo a lo largo de un paréntesis no muy glamoroso, de repente unos personajes adquieren un valor de verdad que subsidia la rareza de una calle sin humanos.

No hay comentarios: