lunes, 4 de julio de 2016

Confesiones Lacustres



La oportunidad anónima de una ciudad urbana, que alguna vez será digna de vender panes terrenales, a medida que aparecían capítulos de una obra desatada, cuyo problema central es darse cuenta que las oportunidades son cárceles espacio-temporales y desechos de alguien aburrido. Sin vuelta atrás, volvamos a lo nuestro.

No hay comentarios: