sábado, 2 de julio de 2016

Confesiones Lacustres


Diagnosticando para justificar fluidos generacionales. Esa es la cuestión, no hay genialidad sin haber renunciado a las bondades terroríficas del titulo académico, y no es necesario embriagarse en algún pub en los suburbios místicos de Valparaíso. Pero sigue investigando, nadie sabe lo que acontece en su cerebro. Ante esto, hemos dado palos de ciego.

No hay comentarios: