sábado, 30 de julio de 2016

Confesiones Lacustres


A falta de variedades humanas, cuando usemos la historia de un café de grano, para respetar de manera sagrada el fenómeno de la vida humana, compartamos nuestras miserias mediante los ecos intensos del cine mudo de Charles Chaplin.

No hay comentarios: