viernes, 22 de julio de 2016

Confesiones Lacustres



Este hecho apunta a la representación simbólica y relevancia callejera de atender al sonido conmovedor de una palabra sin ataduras morales, porque, desde sus estivales confesiones derivó a complicidades urbanas creyendo ser un pequeño dios observando servilletas como prólogo de algo.

No hay comentarios:

MURIÓ LA BALA

Después de unos segundos de ojos emocionados y de desconectarme del celular, su encantadora perfomance de su sorde...