domingo, 31 de julio de 2016

Confesiones Lacustres


Afectará, de modo alguno, con la virtud anónima de cualquier hijo de vecino, que degustan diversas margarinas como mieles de Villa Alemana, en la medida de lo posible por la biología de la vida, ésta aun persiste en sus enigmas callejeros.

No hay comentarios: