sábado, 2 de julio de 2016

Confesiones Lacustres


Él escapó de la rutina. También convenció a sus miserias para pasear por el Lago Panguipulli, no sabremos quién empezó este juego peligroso, solo observó un bastón que marcó tendencia en la actualidad. De esta manera, siguió ardiendo en preguntas dotadas de cruel excelsitud ante el cambio de mirada del mozo. Éste llegó hasta primero medio, pero se educó en los barrios silenciosos de un calle sin nombre, nunca estudió para ritualizar llantos de “licenciatura”.

No hay comentarios: