viernes, 29 de julio de 2016

Confesiones Lacustres


El hombre y el fenómeno de la vida son bailarines muy excéntricos pero  tolerantes, por ejemplo. Debido a que quedan sumidos a su propio querer, una salvaje fuerza de lo desconocido, desde distintos calles posibles, refleja el origen de preguntas que trascienden las respuestas de reunión de apoderados.

No hay comentarios: