sábado, 2 de julio de 2016

Confesiones Lacustres


Desde un cuerpo silencioso, permanece en una lenta agonía que subyuga su fuerza vital, después habrá formas de violencia institucionalizada que trascienden el pago inmediato de nuestro Barros Luco. Cuando alguien levantó su rostro hacia el hall, el negocio proyectó su nombre como “Café Suizo”. Lo único seguro, Puerto Varas acontecía.

No hay comentarios: