domingo, 24 de julio de 2016

Confesiones Lacustres


Su tedioso suceso de repetirlo hasta la muerte, solo condimenta razones argumentativas para depurar el instante preciso de apretarla cadena, tal vez, el universo no es esclavo de los Frutos Secos del joven protagonista o la muerte celular es evidente mediante sudores poco estéticos.

No hay comentarios:

MURIÓ LA BALA

Después de unos segundos de ojos emocionados y de desconectarme del celular, su encantadora perfomance de su sorde...