miércoles, 20 de julio de 2016

Confesiones Lacustres


La experiencia pedestre, de pagar usando piruetas ante el dueño de casa, de un ayudó a crear huellas de nacimiento, en cada instante transcurrido, con la expresión gestual en ebullición, buscando la música de fondo en la tierra de los milagros inesperados, desde la mesa de un Café La Candelaria. Por lo que hubo más servilletas a su haber.

No hay comentarios: