martes, 12 de julio de 2016

Confesiones Lacustres


De pronto, una epifanía como la suya tendrá su propio capítulo, como un genuino tratado de las pasiones humanas, aparentando seducirse ante los demonios internos de una cama compleja, a menos que él quiera solicitar otro caso para diagnosticar. Por esto mismo, llorar es el enigma de los enigmas para el indigente actual.

No hay comentarios: