lunes, 4 de julio de 2016

Confesiones Lacustres


Unas cuantas galletas ensalzan una enfermedad, cuando nadie espera nada de él, la biología de la vida junto a tantas lágrimas que irrumpen, merece una segunda oportunidad. Y, por supuesto, desde la ciudad aparecida.

No hay comentarios: