domingo, 31 de julio de 2016

Confesiones Lacustres


También hemos esperado mucho. Entonces, eso dicen por allá, dejemos a un lado el problema inefable de la soledad para aludir al interesante actuar del joven trabajador respecto a la búsqueda de un proyecto de pensamiento planetario. A partir de todo esto, hubo piruetas gracias al silencio de la torta María Antonieta.  

No hay comentarios: