sábado, 2 de julio de 2016

Confesiones Lacustres


Vivir para observar y nadie se hace responsable, somos burocráticos bípedos en busca de afectos permanentes. Por lo menos, las calle del sur de Chile fomentaron diversos hábitos prevalecientes y móviles civilizatorios, y el valor de verdad lo asignó la naturaleza. Si bien hubo turistas dispuestos a inventar acontecimientos fundadores para arder en preguntas.

No hay comentarios: