sábado, 30 de julio de 2016

Confesiones Lacustres


Ahora, en la tranquilidad secular de una mirada, el joven adulto era alguien sobrio y sencillo para llorar, narra y relata como hijo ilustre del nihilismo mediante comentarios provistos de verdad. En cierto sentido, de nada sirvió llorar para ritualizar a ésta. Ante todo, su verdad trascendió esas confesiones lacustres.

No hay comentarios: