viernes, 29 de julio de 2016

Confesiones Lacustres



Solo basta hablar en claves humana por lo menos, un bípedo, para condimentar inequívocamente las calles de la ciudad de Villarrica. Quizá.

No hay comentarios: