lunes, 4 de julio de 2016

Confesiones Lacustres


Ahora bien, lo que podemos decir, es lo taciturno en sus sutilezas gestuales, no muy simétrico sus ojos, con nalgas inexpresables, diversiones pélvicas, propone aventuras herméticas cuando habla, simple en sus complejidad,  admira a Nicanor Parra y al Pyme de la panadería de barrio, un atormentado militante y refleja un terror sagrado cuando pronuncia palabras.

No hay comentarios: