sábado, 2 de julio de 2016

Confesiones Lacustres


Cualquier tontería ayuda para reír sin énfasis, lo de los 60 minutos es un ejemplo arbitrario para crear, ante la maravilla incomprensiva de dedicarse al caos. Su inicio prometedor es defecar sumido en la oscuridad. No descarto usar el silencio para validarse ante una fruta fresca.

No hay comentarios: