miércoles, 13 de julio de 2016

Confesiones Lacustres



Puede, nuestros demonios internos abarcan la totalidad singular de un sándwich bien elaborado, no descarto que uno de los interlocutores no se haya lavado las manos, después la vida misma le pedirá cuentas, con intereses creados por bípedos pluricelulares.

No hay comentarios:

MURIÓ LA BALA

Después de unos segundos de ojos emocionados y de desconectarme del celular, su encantadora perfomance de su sorde...