sábado, 2 de julio de 2016

Confesiones Lacustres


Ese día menos pensado los fantasmas de Confucio y Heráclito reaparecen bastante: la naturaleza del cambio a través del ciclo sin fin. No obstante esto,  somos seres condicionados, pero el cómo lo estamos resulta un enigma. Si hubo una calle que lo enseñó, entonces debes llorar durante una hora.

No hay comentarios: