sábado, 25 de junio de 2016

Confesiones Lacustres


La imperceptible realidad de una calle que conmueve, aterra que progresivamente las personas coman sin hablar, solo constatar el embrutecimiento motriz al servicio de objeto tecnológico. Todavía, eso si, nuestro amigo Pyme distingue entre la música de The Rolling Stones y The Beatles.

No hay comentarios: