miércoles, 29 de junio de 2016

Confesiones Lacustres


Ser miserables es una respuesta insensata, no necesita pregunta, que el joven turista jamás moralizó. Cuando alguien apuesta por la comida, huellas y piruetas.  

No hay comentarios: