miércoles, 29 de junio de 2016

Confesiones Lacustres


La deuda es vivir de acuerdo a dogmas asumidos. Una condena que impregna al ocurrir gestual de un joven dispuesto a llorar en la plaza pública de su comuna, no admite excusa acompañarlo con jugos artificiales, cuya creación humana suele ser novata. Sin historias divertidas, olvidaremos al joven Fedor Dostoievski.

No hay comentarios: