sábado, 25 de junio de 2016

Confesiones Lacustres


En ocasiones, cuando almorzamos con alguien, habrá que tener paciencia con los eternos sucesos humanos que influyen en nuestra subjetividad torreja, las ganas de comer generan una ideología, con música de fondo crea un espectáculo de milagros aparentes. A propósito, lo que hayamos comido es asunto de los otros. Ellos son expertos en hacer piruetas.

No hay comentarios: