miércoles, 29 de junio de 2016

Confesiones Lacustres


Nuestro deber es arder en preguntas. De repente, la experiencia humana diluida en señales difusas, de manera tal, los claroscuros propios permiten crear divertimentos callejeros. Si hay calle, luego condenado.

No hay comentarios: