sábado, 4 de junio de 2016

Confesiones Lacustres


Nuestros estómagos continúan afanándose para obtener premios ritualizados por la actual civilización, sin antes captar la relevante apuesta del universo de expandirse. Su sentido del deber jamás será decodificado, pues, el lenguaje humano en las calles presentes pero atentas, no logra captar la esencia intima del viaje con rumbo. Por lo que él seguirá haciendo lo suyo.

No hay comentarios: