miércoles, 29 de junio de 2016

Confesiones Lacustres


La belleza inefable del hombre que amó el abismo en constante complicidad, inequívocamente, su reflejo de calle conduce a preguntas fundamentales que corroen la psiquis del indigente de Parque Forestal, de esta manera, la expansión silenciosa de sus acontecimientos genera el misterio de la fe. Ésta, de manera, muy enigmática, porque nadie puede etiquetarla en una escuela formal estandarizada.

No hay comentarios: