sábado, 18 de junio de 2016

Confesiones Lacustres


De una experiencia personal singularizada por silencios de feriados impuestos, alguien tendrá que pagar, y muchos jóvenes adultos juegan a cierto cinismo, a sujeciones valóricas durante un baño en el camarín de hombres. Permítase decir algo, esos panes nuevos tienen un lenguaje que trasciende el lenguaje de Instagram.

No hay comentarios: