viernes, 17 de junio de 2016

Confesiones Lacustres


Una agonía que duele, que ensalza el valor del riesgo de decir lo que no se puede, solo basta una palabra para decirlo. En ocasiones, el café se convirtió en ese sur que se burla de nuestros límites éticos.

No hay comentarios: