miércoles, 1 de junio de 2016

Confesiones Lacustres


Para vivir, jugando por medio del vaso con naranja-zanahoria, se necesita de cuentos absurdos y de una divinidad dueña del negocio, luego sufrir es la manera de acceder a una dignidad sin comentarios.

No hay comentarios: